"Un buen periódico es una nación hablándose a sí misma"
Arthur Miller. Dramaturgo y guionista estadounidense (1915-2005)

4 de marzo de 2012

Urdangarin y su acertado cambio de estrategia


Hace ahora exactamente una semana que terminaba la declaración ante el juez de Iñaki Urdangarin como imputado por el “Caso Nóos”. Una declaración convertida en circo por algunos periodistas y medios sensacionalistas que aprovecharon hasta la saciedad, las equivocadas decisiones que en lo que a comunicación se refiere había tomado el principal protagonista desde que estallara el escándalo.

Transcurridos siete días desde entonces, podemos hacer un análisis de los cambios operados en la gestión de la crisis que tiene al yerno de Su Majestad como principal actor, y en la que su asesor o asesores de comunicación han jugado un papel esencial en esos cambios, lo que viene a demostrar lo importante que es contar con expertos en comunicación para gestionar situaciones de crisis.

Así, en pocos días hemos pasado de ver a Urdangarín corriendo por las calles de Washington huyendo de los periodistas y remitir dos comunicados defensivos e incompletos, a caminar pausadamente hacia los juzgados, dar la cara públicamente, someterse a la “pena del telediario”, detenerse frente a la prensa y hacer una breve declaración.

La estrategia de comunicación puesta en marcha es la correcta para circunstancias como esta donde es preciso hacer frente a la situación, siendo transparente y emitiendo mensajes claros y concisos, todo lo contrario a lo que había hecho hasta entonces Urdangarín.

En este sentido, hay que mencionar su comparecencia ante los periodistas agolpados a la puerta de los juzgados, ante los que hizo una declaración corta pero con frases directas, clasificando los mensajes que deseaba transmitir y haciendo especial hincapié en aquellas palabras clave para sus intereses como inocencia, honor o verdad, y evitando dar pie a cualquier pregunta, para terminar agradeciendo su presencia a los periodistas.

Al mismo tiempo, la imagen transmitida mejoró ostensiblemente. Primero como decíamos antes, hizo a pie los últimos metros del camino tras llegar en un monovolumen al edificio del juzgado. El paso fue firme pero pausado, correctamente vestido y conjuntado sin estridencias ni lujos.

En definitiva, un acertado cambio de estrategia tras la cual sin duda alguna está la mano de un experto en comunicación de crisis, lo que demuestra lo importante que es tener una buena asesoría como principal herramienta a la hora de afrontar momentos críticos que hacen tambalear la imagen y reputación de una entidad o persona.