"Un buen periódico es una nación hablándose a sí misma"
Arthur Miller. Dramaturgo y guionista estadounidense (1915-2005)

8 de febrero de 2012

2011, un año aciago para el periodismo en el mundo




El periodismo es un año más una profesión de riesgo en el mundo, con 97 periodistas asesinados, 174 en la cárcel y más de un millar de detenidos a lo largo de 2011, que fue uno de los peores años para la profesión según ReporterosSin Fronteras que ayer presentó su Informe Anual.

Los datos dados a conocer por la organización se refieren a 109 países, especialmente las naciones árabes. Según Malén Aznárez, presidenta de RSF, “hace un año presentábamos el informe 2010 mirando esperanzados ante la llamada Primavera Árabe, que entonces comenzaba en Túnez y Egipto. Sin embargo, un año después, no se pueden lanzar las campanas al vuelo en lo que a la libertad de prensa se refiere”.

En este sentido señaló que en países como Egipto, los profesionales de la información siguen siendo encarcelados, lo mismo que en Siria, aunque de este país la información que llega de los problemas a los que se enfrentan los periodistas es más bien escasa.

En general, los problemas que afectan a la labor informativa de los profesionales son los mismos que en años anteriores: crimen organizado, dictaduras, represión política y extremismo religioso, de manera especial en países como México, China, Irán, Somalia o Eritrea.

Marruecos y México son dos países que acaparan especialmente la atención en el Informe Anual 2011 que puede leerse en la web www.rsf-es.org El primero por los métodos que utiliza el gobierno marroquí difamando a los medios y boicoteándolos según señaló en el transcurso del acto Aboubakr Jamaï, fundador y director del semanario “Le Journal Hebdomadaire”.

El segundo, por la espiral de violencia que padece. La periodista mexicana, Rosa Isela Pérez, que durante años investigó y denunció la extraordinaria violencia contra las mujeres en Ciudad Juárez, tuvo que exiliarse en España como consecuencia de las amenazas y coacciones sufridas.

“La libertad de expresión en mi país está pasando por uno de sus peores momentos como consecuencia de las presiones y amenazas por parte de policías, militares y servidores públicos”.

En definitiva, un año 2011 en el que los periodistas seriamente afectados por la crisis, siguieron jugándose la vida y la libertad para poder seguir contando lo que sucede en el mundo.