"Un buen periódico es una nación hablándose a sí misma"
Arthur Miller. Dramaturgo y guionista estadounidense (1915-2005)

25 de diciembre de 2012

Mensaje de Navidad del Rey. La nueva política de comunicación de la Casa Real


Un año más, Su Majestad el Rey se ha dirigido a todos los españoles a través del mensaje de Nochebuena que ha tenido destacadas novedades tanto en la forma como en el contenido, y que forman parte de una estudiada planificación de gestos y mensajes encaminados a recuperar la imagen de la Corona, dañada por los sucesos ocurridos en los últimos meses.

En cuanto a la escenografía, el mensaje se ha caracterizado en esta ocasión por una puesta en escena totalmente diferente a la de los últimos años. El Rey apareció de pie en su despacho apoyado en la mesa de trabajo, para transmitir actividad y cercanía, fuera de la imagen más ceremonial de anteriores ocasiones, donde aparecía sentado en un sillón en el Salón de Audiencias.

También elementos nuevos entraron en escena, como el visible ejemplar de la Constitución, gastado por el uso, además de las banderas de España y Europa junto al retrato del Infante Don Felipe, fundador de la dinastía Borbón-Parma, así como fotografías de los Príncipes de Asturias, del Rey y su nieta, la Infanta Leonor, de la Infanta Doña Cristina y de su hermana Doña Elena, de Don Juan o de Su Majestad la Reina. No había ninguna foto de Iñaki Urdangarin.

Como elementos propios de estas fechas, el tradicional árbol navideño que con sus luces y elementos decorativos puede estar más asociado a la fiesta desapareció, para dejar el protagonismo al Nacimiento, como símbolo de reflexión, generosidad, solidaridad, amor, compromiso y sencillez, valores que tal y como reivindicó el Monarca en su alocución, son tan necesarios en estos tiempos de crisis económica, social e institucional.

En cuanto al contenido del mensaje, el Rey centró el mismo en tres ideas principales: la crisis económica, la fortaleza de España como nación europea e iberoamericana y la reivindicación de la “política grande” como instrumento para unir a todos los españoles y poder salir de la crisis y encarar con esperanza el futuro.

Un discurso más corto que otros años, casi nueve minutos, donde los mensajes fueron más sutiles, donde Don Juan Carlos habló por ejemplo de la importancia de recuperar el espíritu y los valores de la Transición, aunque sin mencionarla, para poder encarar con éxito los difíciles momentos que vivimos. De la necesidad de hacer política de Estado que permita integrar y sumar fuerzas de todos los territorios que conforman España, en referencia al problema con Cataluña, aunque tampoco lo mencionó directamente, o de trabajar todos juntos para superar la crisis.

En definitiva, un mensaje que supone un punto de inflexión en lo que a partir de ahora será la política de comunicación de la Casa del Rey con los españoles, que se emplea a fondo para mejorar la transparencia, la imagen y la presencia de la Corona y de los miembros de la Familia Real, que con el Rey a la cabeza la representan, en la vida pública e institucional de nuestro país, a través de diferentes estrategias y la aplicación de determinadas herramientas como son la renovación total de la página web, la creación de un nuevo canal de comunicación a través de YouTube y la emisión de su mensaje navideño en las lenguas cooficiales de España en aquellas autonomías con lenguas propias, además de la traducción del mismo al lenguaje de signos para sordos.

Todo ello encaminado a recuperar el terreno perdido en los últimos meses consecuencia de diversos sucesos como la imputación de Iñaki Urdangarin en el “Caso Nóos”, que ha supuesto un grave quebranto a la imagen de la Corona, si bien en este asunto, la Casa Real debe mejorar su estrategia de comunicación para una crisis de esta envergadura, con el objetivo de evitar errores como la reciente aparición pública del Duque de Palma en el hospital donde convalecía Don Juan Carlos tras su última operación de cadera. Imágenes como esa son palos en las ruedas de la nueva política de comunicación de la Casa del Rey, cuyo último ejemplo ha sido el mensaje de Navidad de esta Nochebuena.

19 de diciembre de 2012

El 2012 fue un año negro para el periodismo en el mundo


En 2012 en todo el mundo, 3.461 personas fueron asesinadas, detenidas, agredidas, amenazadas, secuestradas, encarceladas o tuvieron que huir de sus países, por ser periodistas o dedicarse a la información, lo que convierte al año que está a punto de terminar, en el peor para la libertad de información de los últimos 17, según el Balance Anual de Reporteros Sin Fronteras presentado ayer. 

Según esta ONG, el año pasado fueron asesinados 88 periodistas, un 33% más que en 2011, 879 fueron detenidos, 1.993 fueron agredidos o amenazados, 38 fueron secuestrados, 73 tuvieron que exiliarse para salvar su vida, 6 colaboradores de medios de comunicación fueron también asesinados igual que 47 internautas, 144 blogueros fueron detenidos y 193 terminaron en la cárcel.

Unas cifras a todas luces devastadoras que hacen del periodismo y de la labor de informar con libertad, una de las actividades más peligrosas especialmente en determinadas zonas de globo como Oriente Medio, África del Norte, África Subsahariana y Asia. En estas áreas, los países más peligrosos fueron Siria como consecuencia de la guerra civil que padece y la represión ejercida por Bachar el-Assad y Somalia donde los periodistas fueron víctimas de las milicias armadas, los shebabs y los gobiernos locales. 

Ya en Asia, Pakistán se erige como lugar donde ejercer la libertad de información puede llevar a la muerte, pues murió un periodista al mes durante este año como consecuencia de las represalias talibanes, la violencia policial o las luchas tribales.

Mientras, al otro lado del Atlántico, en México y Brasil, profesionales del periodismo fueron asesinados por el crimen organizado, el narcotráfico o por hablar sobre la corrupción y la violación de los derechos humanos por parte de las autoridades.

El informe de Reporteros Sin Fronteras hace también mención a la situación carcelaria de los periodistas en cinco países que según la organización, son las cinco prisiones más grandes del mundo para los profesionales de la información. Estos países son: Turquía, país donde se respeta poco la libertad de información y el derecho a un juicio justo; China, donde el régimen comunista controla toda las noticias, especialmente las relacionadas con la corrupción y nepotismo de los líderes del PCCh; Eritrea, donde los periodistas encarcelados no tienen derecho a juicio o abogado y son sometidos a torturas; Irán, donde la República Islámica reprime y encarcela en condiciones muy duras a los profesionales que se atreven a criticar al gobierno o demandan libertad y democracia, y cierra la lista Siria, donde el gobierno aplica la tortura de manera sistemática.

A estos países se unen otros, algunos de ellos ya tradicionales en este triste ranking como Cuba, Nepal, Honduras, Argentina, Bangladesh, Sri Lanka, Bahrein, Libia, Egipto, Túnez, Omán, Mali, Nigeria, República Democrática del Congo, Sudán, Uganda, Malawi, Angola, Bielorrusia y Ucrania.

14 de diciembre de 2012

La Comunicación de Crisis (I). Comunicar en situaciones de crisis



En España hay todavía un camino por recorrer para que compañías, especialmente pymes, incorporen a su cultura y estrategia empresarial la comunicación en situaciones de crisis. Deben ser conscientes de que disponer de la preparación adecuada y de los planes necesarios para hacer frente a situaciones difíciles, es esencial para preservar la imagen y reputación que tienen ante la sociedad y que un suceso o incidente mal gestionado puede hacer que pierdan, en algunos casos de manera definitiva.

Comenzamos hoy un recorrido por los aspectos más destacados de la comunicación de crisis, con el objetivo de conocer mejor las estrategias y herramientas con las que puede y debe contar una compañía para hacer frente satisfactoriamente a momentos difíciles.

En estos tiempos en que la información fluye de manera masiva, rápida y en todas direcciones y por todos los medios, ya sean los tradicionales o los de la denominada web 2.0, la comunicación es o debería ser esencial para una empresa a la hora de trasladar a la sociedad no solo el desarrollo de su actividad, sino también sus logros, y porque además, comunicar ya es en sí misma una manera de prepararse para futuras crisis al tejer poco a poco un colchón de reputación que tan útil será en situaciones críticas.

Ante cualquier incidente o suceso que ponga en tela de juicio su imagen o su reputación, es preciso que la empresa sepa qué debe hacer y cómo actuar para gestionar desde el punto de vista de la comunicación, esa crisis que puede tirar por la ventana una labor de imagen y credibilidad labrada a través de años de trabajo y buen hacer.

La crisis es un periodo crucial y difícil y requiere una labor de comunicación y no de silencio que la haga mayor y más grave, por lo que la empresa debe saber cómo actuar para dirigirse de manera adecuada en tiempo y forma a sus diferentes públicos, ya sean periodista, autoridades o colectivos sociales, para trasladar la imagen de responsabilidad, de seriedad, de sensibilidad y de transparencia como entidad.

Esta situación grave y decisiva en el vida de la compañía puede afectar a diferentes áreas de influencia o actividad de la empresa, como los consumidores, la calidad de productos o servicios, los procesos productivos, el medio ambiente, la marca, la imagen o el mercado, y por supuesto una crisis puede ser de muchos tipos, de producto, de transportes, corporativa, sanitaria, de procesos, medioambiental, política o de personal.

Por tanto, es necesario que las empresas sean capaces de descifrar y entender los mecanismos sobre los que pivotará la reacción pública a la hora de pedir culpables o responsables, de determinar si lo ocurrido es consecuencia de la improvisación, de la falta de control, de la mala imagen del sector donde opere la empresa o de aspectos basados más en leyendas y percepciones erróneas, que en realidades que puedan ser fácilmente cuantificadas y evaluadas.

La compañía debe estar preparada para prever y aceptar que puede suceder cualquier cosa. Conocer los mecanismos de respuesta de la opinión pública ante un suceso concreto, tener una credibilidad labrada a lo largo de años de actividad en comunicación, contar con el personal y los profesionales expertos adecuados y desde luego, tener un plan de gestión de crisis, serán los salvoconductos para superar tan difícil momento empresarial.

Plan que deberá determinar las estrategias a desarrollar o las herramientas con las que poder actuar en esos momentos difíciles para salir airosos del trance, asuntos éstos que veremos con más detalle en próximos artículos.

27 de noviembre de 2012

¿Acertada reaparición de Iñaki Urdangarin?

Cuando la crisis creada por el “Caso Nóos” en el que presuntamente estaría implicado el Duque de Palma, Iñaki Urdangarin, parecía al menos encauzada por los cortafuegos creados por la Casa Real alrededor de todo lo relacionado con él, lo que afecta incluso a Doña Elena separada públicamente del resto de la Familia Real, cuando la opinión publica había empezado a entender que una cosa es Urdangarin y sus negocios y otra muy distinta, la Corona o el Rey, a alguien de Zarzuela se le ocurrió la idea de autorizar o consentir, esperemos que no recomendar bajo el pretexto de imagen de unión familiar, la aparición pública del yerno de Su Majestad con lo que eso supone de nuevo golpe para la imagen de la Corona.

Parece que Zarzuela no termina de acertar en la gestión de esta crisis, al permitir de nuevo la aparición en primera línea, junto al resto de la Familia Real, de Iñaki Urdangarín y su esposa. Podemos suponer que quieren evitar las críticas de la última vez cuando las visitas al Rey en el hospital por parte de su familia fueron escasas. Si en aquella ocasión se pecó por defecto, en esta se peca por exceso, con la aparición de una persona, que lamentablemente debería estar, al menos hasta que haya juicio y sentencia firme, lo menos asociada posible a la Corona.

Desde el punto de vista de la comunicación de crisis, la percepción que puede tener esta aparición en la opinión pública tras meses de ostracismo promovido por la propia Casa Real, es que todas las actuaciones llevadas a cabo durante ese período pueden haber sido simple maquillaje, por no hablar de que con esta reaparición, los medios volverán a remover todo lo relativo al caso con lo que eso significa.

En situaciones de crisis, además de ser transparentes hay que ser creíbles a través de actuaciones concretas, claras y sinceras por muy dolorosas o costosas que puedan resultar, y la aparición del yerno del Rey hoy en el hospital donde Su Majestad convalece de una operación, no transmite precisamente credibilidad de Casa Real en la gestión del “Caso Nóos”. Porque la opinión pública puede hacerse preguntas como ¿ya está perdonado por la Familia Real? ¿El ostracismo que ha sufrido estos últimos meses ha sido simulado?

En fin, Zarzuela parece que necesita un plan global y serio de comunicación para echar de nuevo a andar con paso firme y decidido que la aleje de esta crisis, la peor desde la subida al Trono de Su Majestad, pero parece que tropieza cada vez que intenta caminar de nuevo.

El traumatólogo del Rey, Ángel Villamor, dijo tras esta última intervención que espera que “esta operación sea la definitiva”. Traslademos la frase al “Caso Nóos” y esperemos que este sea el último error en la gestión de la comunicación, para que la Corona pueda volver a caminar con paso firme y seguro en beneficio de la Nación.

26 de noviembre de 2012

Triada Comunicación y Aleph Comunicación firman un acuerdo de colaboración estratégica

Las agencias españolas Triada Comunicación y Aleph Comunicación han firmado hoy en Madrid, un acuerdo de colaboración estratégica para el desarrollo de proyectos encaminados al diseño e implementación de programas de gestión y formación para empresas en el área de la comunicación de crisis, donde ambas compañías tienen amplia experiencia.

El proyecto se basa en un modelo consolidado y una oferta de servicios que da respuesta a las necesidades de las empresas, organizaciones e instituciones para solventar situaciones críticas de cara a la opinión pública, con el objetivo de evaluar las necesidades de las compañías y poder dotarlas de las herramientas necesarias para la gestión de crisis, que van desde el diseño de las mismas, hasta el asesoramiento permanente.

Por parte de Triada, el responsable será su director, Juan Marcos Vallejo, mientras que por Aleph, lo será su director general, Fran Rosillo. Ambos suman casi 30 años de experiencia contrastada en comunicación de crisis donde han trabajado en sectores que van desde el sector petroquímico, hasta el de transporte ferroviario, pasando por el farmacéutico, zoosanitario o alimentario, además de haber asesorado a organismos de distintas administraciones públicas.

Triada, creada en 2003 está compuesta por profesionales del periodismo y la comunicación con experiencia en diferentes sectores productivos, mientras que Aleph fundada en 1990, cuenta con profesionales especializados en distintas áreas de la comunicación.

El look rockero de Elena Valenciano


La vicesecretaria general del PSOE, Elena Valenciano, asistió con esta pinta, recogida por la edición digital de ABC, a la primera reunión del Comité Regional de su partido celebrada este pasado sábado en La Rioja, pero parece que confundió dicho encuentro con algún concierto de rock en algún garito cual fan de Nirvana, a los que debe asistir de esta guisa.

Imágenes así nos hacen pensar si el desconocimiento absoluto a la hora de vestirse en actos públicos y oficiales o el mal gusto a la hora de elegir indumentaria o de comportarse públicamente, forma parte del ADN de algunos de nuestros políticos, porque llueve sobre mojado.

Basta con recordar a la reincidente Carme Chacón empeñada en saltarse olímpicamente el protocolo en los actos de la Pascua Militar, convencida de lo acertado de su elección, a la exministra Leire Pajin estirándose y bostezando en el escaño como si estuviera en el sofá de su casa, al matrimonio Zapatero con sus hijas góticas junto a Obama y esposa, o al descorbatado Cayo Lara en el Congreso o en Palacio, con la sempiterna camisa con cuello Mao, no sabemos si por afinidad ideológica o desconocimiento sobre cómo debe vestirse un representante público en determinados actos sociales, de partido o institucionales.

Por enésima vez, algunos de nuestros representantes y líderes públicos demuestran lo necesitados que están de un adecuado asesoramiento de imagen y protocolo social e institucional que les enseñe que además de ser ellos mismos, son la imagen del partido, de sus votantes o de la organización a la pertenecen.

Con el asesoramiento adecuado, aprenderían a vestir y comportarse de manera correcta en determinados actos públicos, sociales o institucionales. Aprenderían a saber que ello no supone ni menoscabo de su personalidad, ni abdicación de su ideología. Simplemente demostrarían que saben estar, saben comportarse y están bien educados.

15 de octubre de 2012

¿La Infanta Elena jefa de la Oposición?


Es lo primero que pudo pensar más de uno tras ver a la Doña Elena junto a Alfredo Pérez Rubalcaba y al portavoz del Partido Popular en el Congreso, Alfonso Alonso, en la tribuna de autoridades para asistir al desfile de la Fiesta Nacional. Ya fue extraño que la Infanta llegara a la Plaza de Cánovas del Castillo antes que los Reyes y los Príncipes de Asturias como si fuera un miembro más del Gobierno o un alto cargo de la Administración, y no junto al resto de la Familia Real tal y como hubiera sido lo correcto.

Al final, lo que vio toda España a través de la televisión, fue a la hija mayor de los Reyes de España, la cuarta persona en la línea de sucesión al Trono, sentada en la tribuna de invitados destinada a miembros de las Cortes e instituciones del Estado, en lugar de estar donde le corresponde, es decir, en la tribunal real.

¿Por qué la Infanta Doña Elena no estuvo junto al resto de la Familia Real? La respuesta la dio Casa Real el mismo 12 de octubre tras ver el revuelo formado por la nueva ubicación de la Infanta, y es que a partir de ahora los actos oficiales más relevantes serán presididos exclusivamente por los Reyes y los Príncipes de Asturias, según comunicado de Zarzuela. Una explicación un tanto peregrina.

Desde el punto de vista protocolario es un error y una descortesía separar a las Infantas del resto de la Familia Real, precisamente en los actos oficiales de mayor nivel y a los que supuestamente acude toda la familia junta. Lo mejor en todo caso sería que no asistieran para no verse sometidas a una ubicación en el protocolo del acto, inferior a la que por su rango les correspondería.

Para terminar de enredar la cuestión, en el comunicado publicado en la web de Casa Real donde se informa del acto, se dice textualmente que “Su Majestad el Rey, acompañado por Su Majestad la Reina, Sus Altezas Reales los Príncipes de Asturias y Su Alteza Real la Infanta Doña Elena, presidió los actos que se celebraron con motivo del Día de la Fiesta Nacional”, pero no fue así.

Los ciudadanos vieron llegar a la Infanta sola, antes de que lo hicieran los Reyes y los Príncipes, no estuvo junto al resto de la Familia Real durante la interpretación del Himno Nacional, ni estuvo en la tribuna real, ni siquiera en el besamanos de Palacio. Únicamente al final del desfile abandonó la tribuna para saludar a Sus Majestades y a los Príncipes. ¿En qué quedamos? ¿Acompañó o no acompañó? ¿Presidió o no presidió?

La Casa Real está últimamente vaciando de contenido el protocolo y el ceremonial que debería acompañar a sus actos oficiales por una errónea interpretación de cómo modernizar la Institución. Adaptación a los tiempos sí, pero para ello no hay necesidad de actuar descortésmente, ni de renunciar a una tradición y a una historia milenaria.

28 de septiembre de 2012

La mala educación de Artur Mas con S.M. el Rey


Aunque El País, siendo políticamente correcto titula la noticia "Confusión protocolaria con una foto del Rey y Mas en Barcelona”, lo ocurrido ayer en el puerto de la capital catalana, pone de manifiesto la falta de tacto, educación y protocolo por parte del más alto representante del Estado en Cataluña, el presidente de la Generalidad, Artur Mas, para con Su Majestad el Rey, al negarse a situarse a la derecha del soberano para la foto oficial.

Una vez más responsables políticos españoles de alto nivel rompen o violan el protocolo y el ceremonial. Unas veces por total desconocimiento y otras por bastardos intereses partidistas o electoralistas como ha sido este caso.

Cómo se lee en http://ccaa.elpais.com/ccaa/2012/09/27/catalunya/1348772031_750554.html, y se ve en la foto, Artur Mas rechaza la petición del Rey para que se ponga a su lado en un gesto descortés, manteniéndose junto a la ministra de Fomento, Ana Pastor.

Le podrá disgustar al presidente de la Generalidad de Cataluña la presencia de Su Majestad, le podrá molestar lo que el monarca representa, pero le guste o no, Don Juan Carlos es el Jefe de Estado y él Artur Mas, su representante en la Comunidad Autónoma de Cataluña. Es por ello que debería respetar su figura y lo que representa cumpliendo con el protocolo, a no ser que pretenda también ponérselo por montera, como quiere hacer con la Constitución saltándosela a la torera, precisamente en Cataluña.

8 de junio de 2012

Comunicación de la I+D+i


Cada día es mayor el interés social por la información científica y tecnológica, pues los ciudadanos son conscientes de que solo el desarrollo tecnológico puede hacer prosperar a un país. Basta con echar un vistazo a los medios de comunicación ya sean digitales o tradicionales, para darse cuenta de que publican más noticias de carácter científico para alimentar el interés de sus lectores, oyentes, telespectadores o cibernautas.

Porque en estos momentos de crisis económica y laboral, es la investigación, el desarrollo y la innovación, la famosa I+D+i, la tríada que puede ayudar a nuestro país a salir de la recesión y volver al crecimiento y la generación de empleo, por lo que además de apostar por ella, hay que saber comunicarla para incrementar la cultura tecnológica y científica del ciudadano de a pie.

Es por ello preciso, mejorar y potenciar significativamente la cantidad y calidad de la información científica y técnica de la I+D+i española. Las empresas, plataformas tecnológicas o centros de investigación deben elaborar informaciones lo más alejadas posible del autobombo, de la promoción o la publicidad, deben dirigirse además de a sus públicos objetivos y sectoriales, a la ciudadanía en general para que se conozca su labor en investigación e innovación, y lo que ésta aporta a la sociedad, al ciudadano. En definitiva, que se conozcan más y mejor los beneficios económicos y sociales de su labor científica, lo que sin duda contribuirá a que la innovación tenga más espacio por ejemplo en las secciones de “ciencia y tecnología” de los medios generalistas.

Por otro lado, es necesario que el mundo de la investigación y la innovación sea capaz de trasladar a los periodistas su trabajo de un modo claro que huya de los tecnicismos, para que luego el profesional de la comunicación pueda elaborar noticias y artículos que conciten el interés de la sociedad, porque mejorar la comunicación de la I+D+i no solo consiste en organizar jornadas informativas, crear webs o lanzar notas de prensa, pues todo eso no servirá para comunicar mejor, si al final la labor realizada no trasciende más allá del ámbito sectorial o técnico, si el ciudadano no es capaz de ver las aplicaciones que la labor científica puede aportar a su vida, si una invención o idea innovadora no se utiliza para cubrir una necesidad concreta y ello se visualiza.

No es un problema de los medios, sino más bien de las fuentes informativas que deben mejorar la calidad de la información que emiten y adaptar ésta a los diferentes formatos y públicos a los que se dirigen, para poder así incrementar su visibilidad informativa y corporativa, todo ello a través de la implantación de un plan de actuación encaminado a armonizar la necesidad de comunicar con la necesidad de informar de los medios, así como establecer de manera clara los objetivos de un plan que permita una comunicación más efectiva de la actividad en I+D+i.

29 de mayo de 2012

Respeto por los símbolos nacionales

El pasado viernes se volvió a repetir en el Estadio Vicente Calderón, el bochornoso espectáculo de la pitada al Himno Nacional y al Príncipe por ser ambos, junto con la Bandera Nacional una representación de los principales símbolos de la nación española, convertida en el imaginario de muchos de los allí presentes, en sujeto de todos sus males.

Un acto grave que, azuzado y animado días antes por irresponsables representantes políticos de los ciudadanos, debería avergonzarnos a todos como habitantes de un país libre y democrático, pues algo debe estar haciéndose muy mal para que desde instancias políticas y deportivas se anime a abuchear y pitar a los símbolos de todos so pretexto de la libertad de expresión, por más que se intente quitar importancia a lo acaecido y nadie desde entidad alguna haya pedido todavía perdón por ello.

Hay un miedo generalizado a la defensa de los símbolos nacionales, tanto por parte de la clase política, como de la intelectualidad y de los ciudadanos en general, consecuencia en gran parte del pánico a la pérdida de imagen política, del desconocimiento de nuestra historia y de cierto complejo  de inferioridad. Todo ello disfrazado de modernidad y de un relativismo cada vez más peligroso.

Los símbolos, como representación que son de unos ideales, de una cultura, de una tradición y de un país, son sujetos que merecen toda nuestra consideración y por tanto, deben ser tratados con el máximo respeto pues su ofensa hiere la dignidad de personas e instituciones.

No se entiende que los mismos que silbaron y abuchearon al Himno Nacional en la final de la Copa de Su Majestad el Rey, exijan luego el máximo respeto a sus signos y símbolos regionales, demostrando con su comportamiento su total falta de respeto al prójimo, su mala educación y su incapacidad para vivir en una nación democrática, moderna y civilizada como es España.

30 de abril de 2012

El talón de Aquiles del Gobierno


No descubrimos nada nuevo si decimos que históricamente en la España democrática, la derecha y más concretamente el Partido Popular nunca han comunicado bien, o para ser más claros, siempre han comunicado mal, muy mal. Lo han hecho antes y después de llegar al Gobierno. No hay más que recordar el “Prestige” por poner un ejemplo. Nada que ver con el manejo de la comunicación y de la propaganda que por su parte siempre ha dominado la izquierda y más concretamente el PSOE.

En descargo del partido de la gaviota y de la diestra política nacional en general, hay que decir que es verdad que en nuestro país la izquierda goza de bula para actuar en determinados ámbitos sin que nadie se rasgue las vestiduras, para mantener algunos postulados ideológicos rancios, además de gozar de una pretendida superioridad moral de la que en realidad carece. Maquillaje que sin duda le da una imagen mucho más acorde con el producto que intenta vender a los ciudadanos.

Por ello, no deja de sorprender a los que nos dedicamos a la comunicación, lo escasitos de luces que en este terreno tan sensible hoy en día, están los líderes de la derecha española y en concreto del Gobierno popular. La comunicación del señor Rajoy y del equipo gubernamental en su conjunto, es manifiestamente mejorable.

Si como parece las medidas económicas tomadas por el Gobierno desde su llegada al poder hace más de cuatro meses son las más importantes, excepcionales y duras desde la llegada de la democracia, no se entiende que todavía el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, no haya comparecido públicamente para explicar a los españoles, objetivo directo de las medidas adoptadas por su Ejecutivo, la verdad de la situación que atravesamos por dura que sea.

No se entiende que desde que llegó a la Moncloa el actual Ejecutivo, la información y las explicaciones a los ciudadanos han sido más bien escasas en número y parcas en contenido cuando éstas se han producido. La estrategia de comunicación basada en el silencio no es precisamente la más acertada, por cuanto supone entre otras cosas, un mayor desgaste del Gobierno y de Rajoy ante los españoles, le hayan votado o no.

¿A qué está esperando para en un lenguaje sencillo, claro y cercano a la realidad cotidiana de sus compatriotas, explicar cómo se encontró el país cuando asumió el poder? ¿Por qué no explica las razones que le han llevado a tomar medidas tan duras y contrarias a lo prometido en campaña electoral? ¿Por qué no explica que pasaría si éstas no se tomaran? Cuestiones todas ellas que es necesario que Rajoy en persona y no un ministro, explique hoy mejor que mañana, y si además incluye un mensaje claro y firme de confianza y de esperanza en el futuro, miel sobre hojuelas.

Así, el Gobierno de la Nación y el partido que lo sostiene, frenarían el deterioro de credibilidad que sufren y la desconfianza que hacia ellos comienza a sentir el español medio, sumido en un mar de ajustes por las malas noticias económicas y políticas y un horizonte que se presenta plagado de incertidumbre.

Si comunicar para el Gobierno es esencial en cualquier momento, en esta situación de crisis por la que atraviesa España, se convierte en una obligación y una demostración de responsabilidad del señor Rajoy y sus ministros hacia los ciudadanos, pero parece que la comunicación seguirá siendo el talón de Aquiles del Gobierno del PP.

4 de marzo de 2012

Urdangarin y su acertado cambio de estrategia


Hace ahora exactamente una semana que terminaba la declaración ante el juez de Iñaki Urdangarin como imputado por el “Caso Nóos”. Una declaración convertida en circo por algunos periodistas y medios sensacionalistas que aprovecharon hasta la saciedad, las equivocadas decisiones que en lo que a comunicación se refiere había tomado el principal protagonista desde que estallara el escándalo.

Transcurridos siete días desde entonces, podemos hacer un análisis de los cambios operados en la gestión de la crisis que tiene al yerno de Su Majestad como principal actor, y en la que su asesor o asesores de comunicación han jugado un papel esencial en esos cambios, lo que viene a demostrar lo importante que es contar con expertos en comunicación para gestionar situaciones de crisis.

Así, en pocos días hemos pasado de ver a Urdangarín corriendo por las calles de Washington huyendo de los periodistas y remitir dos comunicados defensivos e incompletos, a caminar pausadamente hacia los juzgados, dar la cara públicamente, someterse a la “pena del telediario”, detenerse frente a la prensa y hacer una breve declaración.

La estrategia de comunicación puesta en marcha es la correcta para circunstancias como esta donde es preciso hacer frente a la situación, siendo transparente y emitiendo mensajes claros y concisos, todo lo contrario a lo que había hecho hasta entonces Urdangarín.

En este sentido, hay que mencionar su comparecencia ante los periodistas agolpados a la puerta de los juzgados, ante los que hizo una declaración corta pero con frases directas, clasificando los mensajes que deseaba transmitir y haciendo especial hincapié en aquellas palabras clave para sus intereses como inocencia, honor o verdad, y evitando dar pie a cualquier pregunta, para terminar agradeciendo su presencia a los periodistas.

Al mismo tiempo, la imagen transmitida mejoró ostensiblemente. Primero como decíamos antes, hizo a pie los últimos metros del camino tras llegar en un monovolumen al edificio del juzgado. El paso fue firme pero pausado, correctamente vestido y conjuntado sin estridencias ni lujos.

En definitiva, un acertado cambio de estrategia tras la cual sin duda alguna está la mano de un experto en comunicación de crisis, lo que demuestra lo importante que es tener una buena asesoría como principal herramienta a la hora de afrontar momentos críticos que hacen tambalear la imagen y reputación de una entidad o persona.

8 de febrero de 2012

2011, un año aciago para el periodismo en el mundo




El periodismo es un año más una profesión de riesgo en el mundo, con 97 periodistas asesinados, 174 en la cárcel y más de un millar de detenidos a lo largo de 2011, que fue uno de los peores años para la profesión según ReporterosSin Fronteras que ayer presentó su Informe Anual.

Los datos dados a conocer por la organización se refieren a 109 países, especialmente las naciones árabes. Según Malén Aznárez, presidenta de RSF, “hace un año presentábamos el informe 2010 mirando esperanzados ante la llamada Primavera Árabe, que entonces comenzaba en Túnez y Egipto. Sin embargo, un año después, no se pueden lanzar las campanas al vuelo en lo que a la libertad de prensa se refiere”.

En este sentido señaló que en países como Egipto, los profesionales de la información siguen siendo encarcelados, lo mismo que en Siria, aunque de este país la información que llega de los problemas a los que se enfrentan los periodistas es más bien escasa.

En general, los problemas que afectan a la labor informativa de los profesionales son los mismos que en años anteriores: crimen organizado, dictaduras, represión política y extremismo religioso, de manera especial en países como México, China, Irán, Somalia o Eritrea.

Marruecos y México son dos países que acaparan especialmente la atención en el Informe Anual 2011 que puede leerse en la web www.rsf-es.org El primero por los métodos que utiliza el gobierno marroquí difamando a los medios y boicoteándolos según señaló en el transcurso del acto Aboubakr Jamaï, fundador y director del semanario “Le Journal Hebdomadaire”.

El segundo, por la espiral de violencia que padece. La periodista mexicana, Rosa Isela Pérez, que durante años investigó y denunció la extraordinaria violencia contra las mujeres en Ciudad Juárez, tuvo que exiliarse en España como consecuencia de las amenazas y coacciones sufridas.

“La libertad de expresión en mi país está pasando por uno de sus peores momentos como consecuencia de las presiones y amenazas por parte de policías, militares y servidores públicos”.

En definitiva, un año 2011 en el que los periodistas seriamente afectados por la crisis, siguieron jugándose la vida y la libertad para poder seguir contando lo que sucede en el mundo.

11 de enero de 2012

Nicolas Sarkozy, Caballero de la Insigne Orden del Toisón de Oro

El próximo lunes 16 de enero, Su Majestad el Rey impondrá a Su Excelencia el Presidente de la República Francesa, Nicolas Sarkozy, el Collar de la Insigne Orden del Toisón de Oro, en "testimonio de Mi Real aprecio", según reza el Real Decreto 1765/2011 de 25 de noviembre, que convertirá al presidente francés en el caballero número 23 de los que ingresan en la Orden desde la ascensión al Trono de Juan Carlos I, siendo la primera vez que la recibe un presidente de República en el actual reinado.

La Insigne Orden del Toisón de Oro fue creada en 1430 por Felipe el Bueno, Duque de Borgoña, con motivo de su boda con la princesa Isabel de Portugal. Su entrada en la Monarquía Española se produjo a través de Felipe el Hermoso y Carlos I que transmitieron la soberanía de la Orden a la Corona de España, convirtiéndose en la condecoración más prestigiosa del mundo y la más importante que concede en exclusiva el Rey de España como Jefe y Soberano de la Orden, mientras el Gobierno se limita a conocer la decisión real y ordenar su publicación en el B.O.E. como mero trámite administrativo.

La Orden que recibe el nombre del mítico vellocino de oro, cuya búsqueda llevó a cabo la figura mitológica de Jason que simboliza la prosperidad y el heroismo, se materializa en un collar de oro formado por eslabones en forma de "B" de Borgoña, entrelazadas y unidas por piedras centelleantes inflamadas de fuego esmaltadas en azul y rematadas por un carnero de oro, con una frase en latín que dice: "Ante feriti, quam flamma micet" (golpea, antes de que surja la llama).

La condecoración no es hereditaria ni transmisible. Cada ejemplar está numerado y debe ser devuelto a la muerte del titular, aunque algunos collares se han "perdido" según los herederos de algunos galardonados.

Algunos de los más recientes caballeros han sido el expresidente, Adolfo Suárez, el exdirector de la Real Academia de la Lengua, Víctor García de la Concha, y el político, físico y diplomático, Javier Solana, a los que ahora se unirá el Presidente de Francia.

En sus origenes, la entrada en la Orden solo estaba permitida a hombres que fueran miembros de la realeza o la nobleza, siendo los méritos para poder acceder a la misma los de ser fiel servidor de los débiles, la Iglesia y el Rey, mientras que en la actualidad es un premio a la excelencia sin importar la condición del premiado, sea este noble o plebeyo, ni tampoco su fe. En el caso de Sarkozy el motivo ha sido su cooperación en la lucha contra ETA.

Lamentablemente la Ceremonia de Imposición del collar ha perdido solemnidad y vistosidad con el paso del tiempo y por una exagerada modernización de la liturgia monárquica, que ha hecho que un acto que se celebraba en el Palacio Real en presencia de caballeros y con un rico protocolo, haya quedado en una breve ceremonia en el Palacio de la Zarzuela en la que a los nuevos caballeros ni siquiera se les impone el collar, simplemente se les entrega en un estuche.

Al menos, según se ha anunciado, en esta ocasión será el Palacio de Oriente el marco incomparable donde se celebrará el acto, tras el cual Sus Majestades los Reyes ofrecerán un almuerzo en el comedor de diario a Su Excelencia Nicolas Sarkozy, nuevo Caballero de la Insigne Orden del Toisón de Oro.