"Un buen periódico es una nación hablándose a sí misma"
Arthur Miller. Dramaturgo y guionista estadounidense (1915-2005)

18 de febrero de 2010

Aprovechar la oportunidad


Hace ya más de un mes que nuestro país inició su cuarta presidencia de turno en la Unión Europea tras las de 1989, 1995 y 2002. Desde entonces, la Unión ha pasado por diferentes fases y ha cambiado sustancialmente, tanto en lo que a su propia denominación se refiere, como al número de miembros y a su funcionamiento.

De Comunidad Económica Europea (CEE) y seis miembros cuando España inicio las negociaciones de adhesión, hasta llegar tras sucesivas ampliaciones, cambios de nombre y desarrollo político, a la ampliación a 27 miembros y al reforzamiento y consolidación de la Europa unida, reflejada entre otras cosas en la elección de un Presidente del Consejo Europeo por cinco años, un Alto Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, y la existencia de un Parlamento Europeo con mayor poder de decisión y veto.

Esta es la Europa que a nuestro país le toca dirigir durante los primeros seis meses de 2010, en los que habrá multitud de reuniones a todos los niveles sobre los más variados asuntos, así como la puesta en marcha de programas, directivas, normas, etc., encaminadas a mejorar la vida de todos los ciudadanos de la Unión y de las relaciones de ésta con el resto del mundo.

Sería bueno también, que entre los proyectos y propuestas de actuación, figure alguna destinada a mejorar la comunicación de la instituciones europeas para que se entienda mucho mejor la importancia de la Unión como entidad supranacional que representa a los europeos y sobre todo, mejorar el sentimiento de identidad y pertenencia a lo que es y significa Europa.

Las instituciones europeas, sus políticas y decisiones, resultan muchas veces ajenas al europeo medio y transmiten la sensación de que éstas van por un lado, mientras se olvidan o desconocen las necesidades y preocupaciones de los ciudadanos del Viejo Continente. Ese olvido o desconocimiento se percibe cada vez con mayor claridad en un aumento del euroescepticismo, tal y como lo demuestran diversas encuestas.

Por eso, sería bueno y recomendable que el Gobierno español aprovechara su actual responsabilidad para promover e impulsar actuaciones encaminadas a mejorar, cuando no cambiar, la percepción que se tiene de las instituciones y los funcionarios europeos, porque es ahora cuando España debe trabajar para transmitir lo que es y representa la Unión Europea en un mundo multipolar como el actual. Trasladar a los ciudadanos de manera práctica y concreta las ventajas incuestionables que tiene pertenecer a la Europa unida, porque muchas veces parece que no es más que un gran aparato burocrático en funcionamiento para beneficio de las elites políticas de los países que componen la Unión.

En definitiva, poner en marcha una eficaz política de comunicación para que todos los europeos, empezando por los españoles, podamos conocer más y mejor las instituciones europeas y poder identificarnos plenamente con lo que es y representa Europa. ¡Ojalá aprovechemos esta oportunidad!