"Un buen periódico es una nación hablándose a sí misma"
Arthur Miller. Dramaturgo y guionista estadounidense (1915-2005)

17 de febrero de 2009

Carme Chacón se equivocó


La vestimenta de la ministra de Defensa, Carme Chacón, con la que acudió a los actos de la Pascua Militar celebrados el pasado 6 de enero en el Palacio Real de Madrid bajo la presidencia de Sus Majestades los Reyes, ha levantado una polémica sobre su idoneidad, lo que ha concitado la opinión de asesores de imagen, estilistas, expertos en protocolo, políticos, periodistas y hasta feministas.

Pues bien, desde el punto de vista del protocolo, el vestuario que lució la ministra fue totalmente inapropiado para un acto como ese, y si consideramos al protocolo como saber estar, la ministra desde luego no supo estar en esta ocasión.

Algunos defensores de su vestuario han alegado entre otras cosas que lo acordado para el acto no le afectaba como titular de Defensa por ser civil, pero tendría que haberse ceñido a lo establecido para las mujeres en el protocolo del acto y más al ocupar el cargo que desempeña, por lo que su vestuario no era el adecuado para un acto de la envergadura y trascendencia como es la celebración de la Pascua Militar.

Otros también han señalado que el traje tipo esmoquin de Carme Chacón supone “modernizar” el protocolo, explicación que demuestra desconocimiento y confusión en lo que respecta al mismo. Porque siguiendo esta línea y para ser “modernos”, los hombres deberían haber acudido con traje en lugar de chaqué e incluso sin corbata, como ya hizo en su momento el ministro Miguel Sebastián en el Congreso alegando temas medioambientales, actitud por la que también se le criticó.

El protocolo y la etiqueta han de cumplirse aunque nunca imponerse, pero si en un acto cualquiera se ha establecido un protocolo determinado, debe ejecutarse el mismo, especialmente por aquellos a los que su posición institucional les convierte en protagonistas del evento en cuestión. En caso de no hacerse así, lo más conveniente es que se suprima el protocolo y que cada cual asista de la manera que mejor considere, pero no se deben dar por correctos determinados comportamientos amparándose en pretendidas modernidades.

La ministra acudió bien vestida para asistir a la entrega de unos premios o para salir a cenar con sus amigos, pero no para acudir a la Pascua Militar. Alguien le asesoró mal y Carme Chacón se equivocó.